Biblioteca

La lectura supone la capacidad de conocer, de abrir la mente, de cuestionar tus propias ideas, ser más universal y aumentar tu caudal de expresión y creatividad.

Lágrimas en la lluvia

Ya no lloro por dentro, ya no busco tu nombre ni tu olor, ya no camino en silencio por ti, ya no me aferro a cada recuerdo, ya no espero nada ni a nadie, ya no quiero ganar, todo va perdiendo el sentido y ya ves lo que me importa; ni siquiera nacemos para quedarnos.

Educación Física

“La Tierra y el cielo, bosques y campos, lagos y ríos, las montañas y el mar son excelentes escuelas que nos enseñan muchísimas cosas que no se pueden aprender en los libros.”

John Lubbock

Orientación

“Ahora es el momento de hacer lo que más quieres. No esperes al lunes, ni esperes a mañana. Que no aumente ante ti la caravana de sueños pisoteados. Ya no esperes.

No reprimas por miedo o cobardía. No postergues la vida con más muerte, y no esperes nada de la suerte que no hay más que tu tesón y tu energía. …”

E. J. Malinowski

Historia Contemporánea

“Solo podremos trazar sabia y claramente nuestro futuro si sabemos el camino que ha conducido hasta el presente”

Adlai Stevenson

Últimos artículos

No seas impaciente…

No seas impaciente…

Por Naroa B. No seas impaciente. El coche se dirigía velozmente hacia el edificio. Con tan sólo el fin de poder llegar puntual, de no tener que soportar la bronca de su jefe otra vez. El coche iba a unos setenta kilómetros por hora en una calle en la que el máximo era...

La sonrisa de un niño

La sonrisa de un niño

Por Jorge A. “No seas impaciente, te queremos hijo, ahora volvemos”. Veo salir todos los amaneceres, mirando a la valla que cruzaron mis papis cuando se fueron con los hombres que me dan miedo. Cada amanecer ilumina mi rostro de una luz rosácea, donde siempre se...

Traición

Traición

Por Marta A. “Era nuestro sueño, no la realidad. Yo te amaba y tú a mí, pero cuando me di cuenta ya era demasiado tarde. Tú hasta ahora tenías una mujer, que también te amaba, sin embargo, tú no. Ayer recibí una carta tuya del instituto, me la dio tu mujer y me dijo...

El soldado

El soldado

Por Igor N. Era nuestro sueño, ser soldados de nuestro país. Cuando al final lo conseguimos, nos enviaron a combatir en la batalla que más tarde sería llamada “la batalla de Stalingrado”. Fuimos ambos sin saber cómo sería. Estábamos nerviosos. Combatimos junto al...

La luna y el sol

La luna y el sol

Por Noeli A. Pesaban muy poco pero aplastaban sueños. Ella sale todas las noches con la ilusión de encontrarse con él, de fundir su cuerpo helado con el suyo y que le abrace con sus rayos para no separarse nunca más, y declarar a los cuatro vientos un amor eterno....

Corriendo en un mar dorado

Corriendo en un mar dorado

Por Jorge A. Pesaban muy poco pero aplastaban sueños, las briznas de verde ante mí se iban convirtiendo gradualmente en una hierba amarilla y seca mientras mis ojos avanzaban en la distancia, a una velocidad inverosímil. Me imaginé corriendo por aquel campo, sintiendo...

Un parentesco desconocido

Un parentesco desconocido

Por Daniel E. Salieron juntos cogidos de la mano. Se habían prometido hace dos semanas, pero ninguno de los dos sabía la verdad que se escondía detrás de aquella relación. Eran muy parecidos físicamente. Sin embargo, en cuanto a la personalidad, eran muy distintos....

La efímera guía

La efímera guía

Por Asier A. Salieron juntas cogidas de la mano con su efímera guía que a falta de su ausencia, de sí mismas se valían. Su padre que salió en busca del tan codiciado cáliz y no volvió, es el que todos los meses se acuerda de mandar un sobre con un puñado de dólares....

Solo se tenían el uno al otro

Solo se tenían el uno al otro

Por Jorge A. Salieron juntos cogidos de la mano, sabían que sólo se tenían el uno al otro y  el amor que sentían era lo único que mantenía su humanidad. Ya no sabían lo que era una ducha caliente, sus cuerpos cubiertos de cicatrices y mugre. Empezó a caer una leve...

El verdadero demonio

El verdadero demonio

Por Igor N. “El hombre es el verdadero demonio”. Eso fue lo primero que pensó John al darse cuenta de lo que acababa de hacer. Aún sostenía el martillo que, poco a poco, se le iba resbalando de la mano. Las sirenas de los coches de policía sonaban cada vez más cerca....